EL INVASOR AZUL

 

José Álvarez, octubre 2018.

 

El cangrejo azul (Callinectes sapidus) es una nueva especie invasora que ha llegado a las costas mediterráneas españolas para quedarse definitivamente. Es originario de la costa atlántica americana y ha podido dar el salto hasta Europa, con todo un océano por medio, con toda probabilidad en estado larvario en el agua de lastre de cualquier buque de carga.

 

En España, el Instituto Español de Oceanografía lo detectó por primera vez en el Mar Menor en 2005, aunque no se volvió a encontrar de nuevo hasta pasados diez años. Posteriormente, en noviembre de 2012 y enero de 2013 también se detectaron dos individuos en el Delta del Ebro por vez primera. Después, ya en octubre de 2014, alcanzó la Albufera de Valencia y un año más tarde, en noviembre de 2015, un pescador capturó en la ría de Vigo el primer ejemplar de esta especie en aguas gallegas. Además, se encuentra ya en las desembocaduras del Guadalquivir, el Tajo y el Sado, por lo que no tardará en completar su presencia por todas las costas ibéricas. Es cuestión de tiempo, porque es ya imparable.

 

Para hacerse una idea del carácter invasor de esta nueva especie de cangrejo para la Península Ibérica, en 2016 se descargaron en la lonja de Lopagán (Murcia) 30 kg de de estos crustáceos. En 2017 fueron 622 kg, pero en 2018 ya se han comercializado 1.200 kg, sólo en los primeros meses del año.

 

Dos científicos griegos, Streftaris y Zenetos, lo han incluido entre las 100 peores especies invasoras que se encuentran en el Mediterráneo (ver artículo en PDF aquí), donde se detectó por primera vez en 1949, en Venecia. La primera cita para Europa se registra en Francia, en 1901. En el litoral de Grecia lleva pescándose desde hace más de 50 años, donde es muy abundante.

 

Preocupación entre los pescadores

La presencia de esta especie en nuestras costas no sólo preocupa a los biólogos sino también a los pescadores, porque es un cangrejo muy voraz y agresivo. Se ha comprobado que incluso llega a producir daños a las redes de pesca, pero sobre todo se teme su gran capacidad de depredación sobre todo tipo de bivalvos, larvas de langostinos, quisquilla y sobre otros cangrejo autóctonos. Además, el cangrejo azul es capaz de depredar sobre alevines de peces y es una clara amenaza para especies de ciprínidos en peligro de extinción como el samaruc (Valencia hispanica) o el fartet (Aphanius iberus), especies protegidas presentes en los ríos y marjales de la costa mediterránea española.

 

No obstante, la comercialización de esta especie, muy apreciada culinariamente en la costa norteamericana, se observa como una posible ventaja. Si las capturas de esta especie a nivel mundial pueden llegar a superar las 100.000 t anuales, el dato de 12.000 kg descargados en el Delta del Ebro el año pasado (2017) induce a pensar en la posibilidad de un uso comercial de la especie. No obstante, aunque el precio que ha alcanzado varía entre los 7 €/kg de Murcia y los 4 €/kg de Valencia (datos de 2018), estas cifras no compensarían el descenso de capturas de otras especies sobre las que depreda, como por ejemplo el langostino. Además, cuando el cangrejo azul llegue a su óptimo poblacional, hay que prever importantes bajadas de precios cuando las lonjas y pescaderías estén repletas de estos cangrejos.

 

Características de la especie

Los adultos pueden alcanzar hasta un kilo de peso y tener algo más de 20 cm de longitud de punta a punta de la cabeza.

 

Los machos tienen ese característico color azul en las extremidades y las hembras se diferencian por tener además la punta de sus pinzas de color anaranjado.

 

Pueden resistir distintos niveles de salinidad, desde lagunas hipersalinas como en el Mar Menor, hasta el interior de la desembocadura de los ríos. Es preocupante comprobar que ya ha llegado esta especie hasta el azud de Xerta, en el río Ebro, a más de 50 km de la desembocadura (ver vídeo en este artículo de prensa).

 

Habita en los fondos litorales, llegando hasta profundidades de 90 m. Las hembras desovan en mar abierto y las huevas y, posteriormente, las larvas se diseminan por medio de las corrientes marinas.

 

Situación legal en España

Esta especie aún no ha sido considerada por el Ministerio de Transición Ecológica como especie invasora. No está incluida todavía, por tanto, en el Catálogo Español de Especies Exóticas invasoras. Esta es una cuestión que tendrá que dilucidar el ministerio en los próximos meses, dado que el carácter invasor de este cangrejo alóctono está fuera de toda duda, aunque es comprensible la intención de los pescadores y mariscadores de poder sacar un rendimiento económico ante la amenaza de su presencia por los daños que produce, no sólo al medio natural, sino también a las pesquerías.

 

En octubre de 2018, los pescadores del Delta del Ebro solicitaron a la Generalitat de Cataluña que sigan manteniendo a esta especie como comercializable, de manera que la presión de las capturas pueda de alguna manera controlar la expansión de esta nueva especie. Por lo tanto, el problema no es sencillo de solucionar y los técnicos del ministerio y las asociaciones de pescadores tendrán que sopesar las ventajas e inconvenientes de su pesca. No hay que olvidar que el principal inconveniente a permitir la comercialización de estos cangrejos es que puede favorecer su expansión.